Autoshows

Video: Dodge Super Charger 1968, retro y poderoso

Reinventado con partes modernas, en este auto debuta el motor Hellephant de mil caballos.

Video: Dodge Super Charger 1968, retro y poderoso

Que mejor auto para resaltar el poder del novedoso Hellephant de FCA que este Dodge Super Charger Concept de 1968, dotado de una serie de componentes estéticos y aerodinámicos que lo convierten en uno de los proyectos más interesantes del SEMA Show 2018.

Es impresionante como a primer vista nos puede confundir, ya que la carrocería incluye elementos modernos del Charger y Challenger actuales, por lo que la apariencia no es la misma que la de muscle car clásico. Pero antes de entrar con estos detalles hay que mencionar que, al llevar instalado el nuevo motor HEMI Hellephant de 7.0 L, este Super Charger dispone de 1.000 CV y 1.288 Nm de torque. Todo este excelso poder está disponible en las ruedas traseras por medio de la misma caja manual de seis cambios que equipa el Challenger SRT.

De la mano de la instalación de este “elefante”, el Charger contiene el mismo capó, sólo rediseñado, del Challenger SRT Demon, un frontal modificado para albergar una nueva parrilla, paragolpes estilizados y las luces del Challenger SRT Hellcat situadas detrás de la parrilla.

Siguiendo con el trabajo exterior, la carrocería vio eliminados los detalles de cromado, la cerradura del baúl, las manijas de las puertas para lograr una apariencia limpia y aerodinámica. Igualmente, fue dotado de guardabarros más anchos, de los espejos laterales del Duster 1971 y de las mismas llantas del Challenger SRT Hellcat, 20" adelante y 21" atrás.

A esto hay que agregarle menos despeje, 63 mm en la parte trasera y 89 mm en la parte delantera, los frenos de disco Brembo de seis pistones, la tapa del deposito de combustible en negro satinado, los gráficos y distintivos de "Hellephant" y "Super Charger", las salidas de escape del Alfa Romeo Stelvio ubicadas en la zona donde van los grupos ópticos que ahora son de LED.

En el interior, se destacan los paneles de las puertas y los adornos interiores en negro, el volante del Dodge Viper, los insertos del panel de instrumentos en gris metálico, el tablero con una gama completa de medidores Mopar, la palanca de cambios manual del Challenger SRT Hellcat, así como el botón de encendido y los interruptores de palanca para los faros, limpiaparabrisas, faros antiniebla y luces de emergencia. Otros extras son los asientos del Viper rediseñados y forrados en Alcántara, las costuras en rojo y los cinturones de seguridad de cuatro puntos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Luis Hernández recomienda

¿Qué opinás? Contanos