Autoshows

Kia K900, ingresando a la alta gama

El buque insignia de la marca coreana para EE.UU. debuta en LA.

Kia K900, ingresando a la alta gama

Desde que Peter Schreyer tomo el control del diseño en Kia, sus modelos comenzaron a tener un marcado gusto alemán. Lo curioso es que en el caso de los sedanes grandes el sabor parece estar demasiado inspirado en la cocina automotriz de Bavária. El K900, que se presenta en el Salón de Los Angeles, al parecer sumó algunos condimentos italianos para atacar al mundo de los premium grandes, estableciéndose como el buque insignia de la marca en EE.UU.

Si sentís que estás viviendo un déjà vu, no es un error en la Matrix, ya que el K900 ya se encuentra a la venta en otros mercados bajo las denominaciones K9 y Quoris.

Analizando la figura del K900 lo primero que apreciamos es que su frontal se parece mucho al de un BMW grande, inclusive si se unieran los dos labios centrales de la parrilla tendríamos dos riñones. Curiosamente, en el lateral hay muchas líneas que parecen importadas directamente de un Jaguar XF, excepto las salidas de aire detrás de los guardabarros delanteros que tienen aire de Quattroporte.

Si bien parece un cocktail estético de modelos premium consagrados, el resultado es elegante, algo que tiene continuidad en el interior, donde se aprecian un estilo señorial, buenos materiales y mucho equipamiento.

Mecánicamente, el K900 tiene genes del Hyundai Equus, lo que implica que supera los 5 metros de largo y sobre todo, que la tracción va al lugar correcto para este tipo de vehículos, o sea, atrás. La potencia llega de dos motores, un V6 de 3.6 litros o un V8 de 5.0 litros, ambos canalizados por una caja automática de 8 velocidades, marcando que está a la altura de la competencia premium proveniente de Alemania.

Hernando Calaza recomienda

¿Qué opinás? Contanos